Tu Vida

Antes de consumir pescados o mariscos, deberías leer esto

Miércoles 12 de abril de 2017


Publicidad

Son alimentos que requieren de un cuidado especial.

Por: Carmen Deliz Maldonado Rodríguez

Durante la Cuaresma y la Semana Mayor, la ingesta de pescados y mariscos en Puerto Rico aumenta, incrementando así las enfermedades e intoxicaciones por el manejo indebido de estos alimentos.

Con el fin de evitarlas, la secretaria auxiliar de salud ambiental del Departamento de Salud, Mayra Toro, compartió algunas recomendaciones. Según la funcionaria, lo primero que debes hacer es asegurarte de que el pescado o el marisco esté en buenas condiciones antes de comprarlo.

       DESCUBRE MÁS:

 

Para hacerlo, Toro explicó que si se trata de un pescado fresco es importante "verificar cómo está la textura. Si está baboso, no debemos adquirirlo y si tiene los ojos fundidos o resecos, tampoco. Esos ojos deben estar brillantes y protuberantes".

En cuanto al olor, la empleada pública indicó que "debe ser suave, agradable, característico del pescado. Si tiene un olor fuerte, como si estuviese empezando el proceso de descomposición, tampoco debemos adquirirlo".

Otro de los consejos de Toro para conocer el estado en el que se encuentra el pescado, es que presiones la carne con la punta del dedo. Si se queda hundida, el pescado no está en las mejores condiciones porque lo que debería ocurrir es que la carne regrese a su posición original.

"Cuando hablamos de pescado rebanado, debemos mirar cómo están esos bordes, que sean regulares. Si hay presencia de manchas oscuras o manchas negras, debemos descartarlo y si la carne se ve reseca tampoco porque el pescado ha perdido condición", dijo Toro. En el caso de los mariscos, lo que debes procurar es que el caparazón esté firme y no se despegue con facilidad.

Una vez que hayas comprado los alimentos, lo que dependerá de que al momento de ingerirlos estén en un estado óptimo es la temperatura a la que los expongas desde que los preservas hasta que los cocinas.

Por lo que la funcionaria explicó que "se deben mantener bajo refrigeración a una temperatura de 40°F o 41°F y al momento de cocinarlos, debemos procurar que alcance una temperatura de 145°F. Esto con la intención de que el alimento sea bien cocinado y que, de haber algún tipo de bacteria presente, podamos eliminarla".

Ahora bien, ¿qué hay del proceso de descongelación? Toro mencionó que la forma correcta "es que lo removamos del congelador, lo coloquemos en un envase para que recoja todos los líquidos y lo pongamos en el refrigerador tiempo antes de que lo vayamos a preparar para consumirlo".

En caso de que no planifiques prepararlo en el momento en que se descongele, el pescado o el marisco pueden permanecer en la nevera de uno a tres días y si está adobado, mejor.

Entre la gran variedad de pescados seguros para el consumo humano, la experta destacó el chillo, el mero, el chapín, el dorado. Mientras que enumeró los peces que no lo son, como la barracuda o picúa, el medregal y el jurel negro.

El consumo de estos pescados es perjudicial para la salud porque "se alimentan de los arrecifes de coral y eso hace que se le acumulen unas toxinas en su cuerpo. Cuando nosotros los consumimos podemos enfermar", afirmó Toro.

 

TE RECOMENDAMOS EN IMÁGENES:

Conoce los múltiples beneficios de las frutas

Imagen foto_00000016

aviso
Notas relacionadas
aviso